I Congreso Nacional-Internacional de Coordinación de Parentalidad. Carácter técnico-científico

Ya han transcurrido seis años desde que se empezó a introducir la coordinación de parentalidad en casos de alta conflictividad por los juzgados españoles.

Pocas iniciativas de esta índole han tenido una expansión tan rápida, tan aceptada y tan llena de expectativas.

Han pasado tantas cosas en tan poco tiempo que queremos ordenarlas y celebrarlas compartiendo el camino recorrido en un congreso nacional-internacional. Pretendemos recoger todas las aportaciones acumuladas, consensuar los métodos, los indicadores, la proyección en la práctica de las diversas profesiones que estamos involucradas y, especialmente, definir el marco de respeto y rigor que merece su práctica. El punto de partida será el análisis de los mecanismos de colaboración con los jueces, fiscales, secretarios judiciales y abogados.

Mas los que tenemos larga experiencia en mediación sabemos de qué hablamos cuando expresamos la preocupación por el futuro de la coordinación de parentalidad, que pueda desprestigiarse antes de haber comenzado a caminar por el afán de pretender monopolizar esta especialidad de intervención forense. Sabemos qué hechos no quisiéramos ver repetidos ahora. Podemos aprender del recorrido trazado y de la experiencia de otros países.

Desde ANCOPA (Asociación Nacional Profesional de Coordinación de Parentalidad), pretendemos agrupar profesionales que cuenten con una sólida especialización, y con experiencia en mediación familiar judicializada. Deseamos impulsar un proceso unitario y colaborativo que acoja a las distintas disciplinas y diferentes colegios profesionales, respetando y creando modelos de intervención.

Para concluir, concebimos este congreso desde una doble perspectiva: como la culminación de seis años de práctica, de estudio y de formación, para propiciar un espacio donde podamos encontrarnos y profundizar en nuestros objetivos y, al mismo tiempo, como el inicio de un proyecto de futuro ambicioso, basado en la vocación de servir a la sociedad, de mejorar la calidad del futuro de nuestros niños, niñas y adolescentes, y de dar soporte a las familias que lo necesiten para preservarlos del conflicto, para que se sientan bien tratados por los/as profesionales y por las instituciones.

Deseamos seguir avanzando contigo. Empezamos.